Errores frecuentes en el teletrabajo y cómo solucionarlos

      

Facebook
Twitter
LinkedIn

Tabla de contenidos

Errores frecuentes en el teletrabajo y cómo solucionarlos

Para la mayor parte de los empleados, la adopción del teletrabajo fue sorpresiva y poco organizada. La falta de experiencia en esta modalidad ha llevado a muchos a cometer errores. Aprende a identificarlos.

El teletrabajo ha sido la solución puesta en práctica por muchas empresas para continuar con sus actividades en medio de la pandemia. Pero para muchos colaboradores, esta nueva modalidad de trabajo ha supuesto un cambio repentino.

Trabajar a distancia es una modalidad laboral flexible que no depende de reglamentos y horarios estrictos, sino de las costumbres y dinámicas de cada persona. Para que sea efectivo y saludable se requiere disciplina, organización y un espacio agradable y ergonómico. Sin estas condiciones, será difícil, por ejemplo, conciliar la vida laboral con la personal.

Hay situaciones propias del teletrabajo que pueden afectar el bienestar, así como errores comunes producto de la falta de experiencia con esta nueva rutina que todavía podrías estar cometiendo tras unos meses de teletrabajo:

1. ¿Te sientes aislado y desconectado mientras trabajas desde casa?

Si la respuesta es sí, no eres el único: la sensación de aislamiento producto del teletrabajo es muy común. Los seres humanos estamos programados para socializar y compartir experiencias. En el ámbito laboral se intercambian ideas y entre varias personas se encuentran soluciones a los problemas.

La distancia no debe ser impedimento para mantenerte comunicado. Es importante que acuerdes reuniones periódicas en las que no solo hables de trabajo, sino que puedas compartir experiencias personales, impresiones sobre el confinamiento y cualquier otro tema de los que normalmente salen a relucir en la oficina.

Sin estos encuentros, te podrás sentir desanimado y aislado, con resultados adversos sobre tu desempeño laboral.

Soluciones:

  • Promueve reuniones mediante servicios de videollamadas como Zoom o Google Meet. Es mejor explicar alguna tarea o discutir alguna idea por videoconferencia que asignarla por correo o plataformas de mensajería como Slack. Así se siente que se recibe la información de forma directa y hay la oportunidad de manifestar cualquier duda.
  • Esas reuniones laborales sirven también para que todos estén en sintonía con la organización y sus proyectos, lo que disminuye el sentimiento de aislamiento y desvinculación laboral. De hecho, algunas organizaciones usan herramientas de cotrabajo que permiten a cualquier miembro del equipo ver qué actividades ejecutan los demás.
  • Ponte de acuerdo para organizar reuniones virtuales no laborales. Pueden ser el sustituto de las reuniones para almorzar o de después del horario de oficina, para hablar con el resto de tus compañeros sobre asuntos personales.
  • Si te sientes aislado y tienes la opción de regresar a la oficina, es viable coordinar con una parte del equipo para hacer reuniones en la oficina —cumpliendo con el distanciamiento social y el resto de las medidas de salud pública— y tener procesos creativos con respecto a las tareas o actividades a realizar.

2. ¿Tienes dolor de espalda o musculares?

Probablemente los dolores musculoesqueléticos estén asociados a una mala postura, causada generalmente por tener una silla que no cuenta con respaldar o que no da suficiente apoyo a la curvatura de la columna.

Seguramente tampoco puedes ajustar la altura de la silla, lo que permite tener una buena postura frente al computador y hacer que los pies se apoyen correctamente en el piso.

Otra razón es que pases sentado mucho tiempo sin hacer pausas para levantarte, descansar o estirarte.

Soluciones:

  • Adquiere una silla ergonómica con respaldo para la columna y con altura regulable. También te puedes fijar que el escritorio tenga la altura correcta y se ajuste a tus tareas. Comprueba que los pies queden completamente apoyados en el suelo.
  • Haz pausas mientras trabajas. Puedes levantarte cinco minutos cada media hora, y quince minutos cada hora y media. No se trata solo de pararte de la silla, sino de moverte y estirarte: te evitará dolores de espalda y cuello, y otros problemas que se derivan del sedentarismo. También descansarás la vista, lo que te evitará fatiga visual.

3. ¿Trabajas más desde que estás en casa?

Algunos colaboradores manifiestan que el trabajo a distancia implica jornadas más largas. Si es tu caso, probablemente no has establecido una rutina con horarios precisos. O puede que tengas un cronograma de actividades pero planifiques reuniones seguidas en un día, sin dejar tiempo para despejar la mente, aclarar ideas o descansar.

Soluciones:

  • Si bien el trabajo a distancia es flexible, fijarte un horario te ayudará a evitar que trabajes demasiadas horas al día. Esto también contribuirá a que la organización sepa en qué horas contactarte y no suponga que estás disponible todo el día. En definitiva, es necesario fijar límites.
  • Una forma de mantener el orden mental es fijarte objetivos que puedas cumplir cada día. Una vez que los termines, sabes que ha concluido el trabajo y que es hora de apagar el computador para pasar tiempo con tu familia, distraerte con algún pasatiempo o, simplemente, relajarte.

4. ¿No logras concentrarte en el teletrabajo?

Si no logras conciliar la vida laboral con la personal, te sentirás sobrecargado y no encontrarás la concentración adecuada para cumplir tus tareas. Necesitas conectarte más con tu cuerpo y con tus emociones y aplicar alguna técnica que te haga sentir mejor, tener un buen estado de ánimo y concentración para cumplir tus funciones.

Soluciones:

  • Medita. Esta técnica sirve para poner mayor atención a un problema, comprenderlo y hallar formas de resolverlo. Una vez que termines de meditar, tendrás un panorama más claro para encontrar soluciones a tus retos.
  • Emplea la “técnica pomodoro”. Es ideal para cuando te sientas disperso y te cueste fijar la atención sobre una sola cosa. Consiste en concentrarse en una tarea durante lapsos fijos (“pomodoros”) de 25 minutos, sin interrupciones. Una vez transcurrido un pomodoro, descansas cinco minutos y luego regresas a trabajar. Cada cuatro pomodoros el tiempo de descanso es más largo.

Estos son algunos de los errores más frecuentes cometidos por los teletrabajadores. Si los identificas y les prestas atención oportuna, podrás sentirte, pese a la distancia, vinculado con tu organización; también estarás más motivado, podrás concentrarte mejor, y evitarás sobrecargarte de tareas y sufrir dolores musculares.

Artículos relacionados

25 de enero de 2023

Así serán los espacios de trabajo para el 2023

21 de enero de 2023

Oficinas flexibles para call centers

¡Suscríbete hoy!

Mantente al tanto de nuestra información con nuestro boletín
Completa los siguientes datos
Selecciona el tipo de solicitud:
Adjunta un archivo