Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Puntos claves del diseño hospitalario para amueblar un centro de salud

Existen pruebas científicas sobre la importancia de los espacios para la salud humana y sobre la influencia positiva de los elementos del diseño interior hospitalario en el bienestar del paciente.

Las instituciones de salud reciben y tratan a un sinfín de pacientes día tras día. Desde las salas de espera hasta los quirófanos, cada área requiere un tipo de mobiliario diferente para satisfacer las necesidades cambiantes tanto del personal como de los pacientes y los visitantes.

El reto de los diseñadores y arquitectos es crear espacios flexibles y apostar por muebles hospitalarios que cumplan tres requisitos: ergonomía, comodidad y bioseguridad.

¿Cuáles son las características que debe tener el mobiliario hospitalario?

Más allá de un moderno y atractivo diseño, el mobiliario de una institución de salud debe ser:

Fácil de mover

Por regla general, los muebles y el equipo médico deben ser transportables, fácilmente ajustables y ligeros para facilitar el movimiento de los pacientes. Por eso es frecuente ver en los hospitales equipos con ruedas, como camas y taburetes.

Ergonómico

Es importante que el diseño del mobiliario hospitalario sea ergonómico y seguro, tanto para los pacientes como los empleados.

Las sillas con asientos altos, por ejemplo, ayudan al personal médico a mantener una postura correcta; esto es importante si se tiene en cuenta que médicos y enfermeros trabajan durante muchas horas seguidas.

Asimismo, equipos médicos como camas, sillas o camillas deben soportar una capacidad de carga de hasta 300 kilogramos y deben adaptarse a los distintos pesos corporales de los pacientes.

Fabricado con materiales resistentes y fácil de limpiar

Las normas de bioseguridad exigen que el mobiliario sea de materiales fáciles de desinfectar y que no acumulen bacterias. El mobiliario debe estar fabricado con materiales de excelente calidad, resistentes a la corrosión y al deterioro, y con garantías de durabilidad a largo plazo. Los materiales más utilizados en la industria que cumplen estos requisitos son los laminados de alta presión (HPL) y la resina epoxi corian.

Cómodo

El bienestar es la clave de la salud y la felicidad de pacientes y clientes. Cuando un paciente se siente cómodo, su satisfacción con los servicios prestados es mayor. En un entorno médico, esto se traduce en una recuperación más eficaz, porque los pacientes pueden centrarse en su recuperación y evitar el estrés.

Un buen mobiliario médico permite, además, una mejor atención sanitaria y ayuda a los profesionales a realizar su trabajo con facilidad y eficacia.

La unidad del paciente

Las unidades de los pacientes son partes fundamentales de un centro médico. Están formadas por el espacio de la habitación y el mobiliario que se usa durante la estancia del paciente. Aunque una habitación general cumple funciones diferentes a las unidades de servicios especiales (como cuidados intensivo o diálisis), en todos los casos hay reglas generales que deben considerarse:

  • La cama debe contar con colchón y funda elásticos y transpirables, barandillas, reposabrazos y sistema electrónico de regulación de la altura.
  • Las mesillas de noche deben ser modulares y con múltiples compartimentos para guardar los objetos del paciente. También deben ser extensibles y regulables en altura y posición, cómodas y con bordes redondeados para evitar lesiones.
  • Las sillas o los sillones deben permitir a familiares y cuidadores relajarse, si se considera el largo tiempo que pueden estar junto al paciente.
  • Los sofácamas para acompañantes tienen que ser ergonómicos y cómodos para que las personas puedan dormir.
  • Todo el mobiliario debe ser de materiales fáciles de lavar y de colores claros, para que no se enmascare la suciedad ni se convierta en foco de infección.

La sala de espera

Si los pacientes tienen que sentarse en sillas incómodas durante largo tiempo, pueden sufrir dolor e incomodidad. Por ello los asientos ergonómicos y los sofás son imprescindibles en las zonas de espera médicas.

De hecho, en los nuevos diseños se espera dejar atrás la agrupación de las típicas sillas unas detrás de otras y empezar a crear espacios cómodos tipo living que, a su vez, ofrezcan cierta privacidad frente al resto de los visitantes.

El mobiliario de la sala de espera debe también contar con superficies que permitan a los acompañantes escribir o leer, mesas para apoyar laptops, conexiones eléctricas para cargar el celular, acceso a internet y televisores.

Áreas comunes

Los mostradores para el área de recepción y enfermería deben ser de material fuerte y resistente; deben además facilitar la comunicación con clientes y pacientes.

Otros elementos que deben incluirse obligatoriamente en un mobiliario de hospital son vitrinas médicas, mesas y soportes médicos, así como taburetes giratorios, para facilitar la movilidad del personal del centro de salud. 

En las salas y los quirófanos, donde la claridad del color y la facilidad para limpiar los materiales son importantes para la higiene y la correcta desinfección, se pueden utilizar acabados lacados en pisos y paredes. Estos lacados mantendrán el brillo y un buen estado por largo tiempo.

Las puertas deben ser lo suficientemente seguras para que sólo pueda pasar el personal autorizado, pero deben ser fáciles de atravesar. Ya sean abatibles o correderas, el objetivo es que se puedan abrir y cerrar sin perder mucho tiempo.

Los consultorios

La privacidad de un paciente es prioridad en cualquier consulta médica. El mobiliario debe ser escaso pero preciso, sin elementos de distracción. Es importante contar con biombos médicos de dos cuerpos o más para la privacidad del paciente.

El espacio de los consultores debe ser amplio y cómodo tanto para el paciente como para el médico. Se deben incorporar muebles como cambiadores y bañeras para bebés fabricados con corian para una mayor higiene y seguridad; también encimeras, vitrinas médicas, mesas de exploración ajustables en altura y camillas.

Contar con mobiliario ergonómico y espacios flexibles es esencial en el diseño interior de una institución de salud. Además de garantizar la calidad del servicio, el mobiliario puede hacer que el trabajo dentro de un centro médico sea más fácil y eficaz. En otras palabras, los muebles de hospital mejoran la profesionalidad, al proporcionar no solo lo necesario para atender al paciente, sino para que se sienta cómodo y seguro.

En alianza con Castleberry Media, nos comprometemos a cuidar nuestro planeta, por eso, este contenido es responsable con el medio ambiente.

También pueden interesarte…

Share on twitter
Share on linkedin
Share on facebook
Share on whatsapp

¿Te gustó este artículo?

Haz parte de nuestra comunidad y entérate de nuestras noticias y últimos lanzamientos en tu correo

¿Tienes un proyecto en mente?

Con gusto te asesoramos

Te asesoramos

Déjanos tus datos y uno de nuestros ejecutivos comerciales se pondrá en
contacto contigo para brindarte nuestra asesoría.

  • Iniciar sesión
  • Registro

Iniciar sesión