Nueva certificación WELL Health-Safety

      

Facebook
Twitter
LinkedIn

Tabla de contenidos

Nueva certificación WELL Health-Safety: ¿en qué consiste?

La nueva certificación WELL Health-Safety Rating permite a las organizaciones tener espacios seguros y saludables contra agentes contaminantes, y un sólido plan de respuesta ante emergencias.  

Tras la aparición del covid-19 y sus efectos en la economía y la salud pública, muchas organizaciones comenzaron a darse cuenta de la importancia de tener edificios preparados para emergencias sanitarias y planes que permitan reincorporar de forma segura a los colaboradores.

Estas consideraciones inspiraron la creación de la certificación WELL Health-Safety Rating, que verifica que un edificio es seguro contra gérmenes, virus, bacterias y hongos. La certificación está basada en las investigaciones de casi 600 expertos en salud, arquitectura, ingeniería y construcción. Al igual que su antecesora, la certificación WELL, el nuevo sello lo otorga la organización Green Business Certification Inc. (GBCI).

El estándar WELL y la nueva certificación

El estándar WELL pone a las personas en el centro de la construcción y el diseño arquitectónico, y evalúa las características de las edificaciones en siete ámbitos: aire, agua, alimentación, iluminación, actividad física, comodidad y bienestar mental. La certificación WELL Health-Safety Rating, a diferencia de la anterior, no se centra en las características del diseño y la construcción de las edificaciones, sino en qué grado ofrecen entornos saludables, seguros y resistentes.

Por ello la nueva certificación WELL Health-Safety Rating es flexible y alcanzable por edificaciones de todos los tamaños y sectores: recintos deportivos, cines, hoteles, restaurantes, comercios minoristas, oficinas, instituciones académicas, edificios multifamiliares y fábricas, entre otros.

Tres características principales de la certificación WELL Health-Safety Rating:

  • Evalúa cinco ámbitos y 21 características de diseño. Los propietarios de los edificios deben elegir y cumplir al menos 15 características.
  • No tiene puntuaciones ni rangos de certificación.
  • Establece que los propietarios acepten que sus proyectos aparezcan en el directorio público del WELL Building Institute (IWBI).

¿Cuáles son los cinco ámbitos de evaluación?

1. Procedimientos de limpieza e higiene:

El método de limpieza de un edificio es fundamental para evitar la transmisión de enfermedades. En este sentido, la WELL Health-Safety Rating establece algunos lineamientos para mantener un edificio limpio, como los siguientes:

  • Promover el lavado de las manos. El edificio debe tener dispensadores de jabón de mano, toallas de papel y señalizaciones que indiquen cómo lavarse correctamente las manos.
  • Reducir el contacto con superficies.
  • Mejorar las prácticas de limpieza.
  • Usar productos de limpieza adecuados. Deben estar etiquetados «de bajo riesgo» o «más seguros».

2. Plan de emergencias:

Las organizaciones deben contar con un plan para mantener en marcha sus funciones críticas en caso de una emergencia. Algunos de los ítems evaluados por la certificación son:

  • Plan de emergencia que permita a las empresas mantenerse operativas (por ejemplo, con trabajo remoto).
  • Plan de reincorporación segura, que cumpla protocolos de protección de la salud.
  • Existencia de recursos de emergencia.
  • Capacidad de recuperación en caso de emergencias. Respecto a este punto, la certificación exige que las organizaciones tengan alguno de estos recursos: a) un espacio que los empleados puedan usar en caso de emergencia sin costo alguno, b) un fondo de asistencia para los colaboradores, o c) un plan de refugio si los ocupantes del edificio no pueden salir.

3. Condiciones del servicio de salud:

Garantizar la salud de los colaboradores es un principio fundamental en esta nueva certificación; estas son los aspectos que se evalúan:

  • Otorgamiento de bajas por enfermedad, de corta o larga duración, independientes del tiempo libre remunerado y de la licencia familiar.
  • Plan de servicios de atención médica para los colaboradores, que incluya odontología, medicina general, oftalmología, salud mental, consumo de sustancias y salud sexual y reproductiva.
  • Apoyo a la recuperación de la salud mental.
  • Fomento de la vacunación contra la gripe.
  • Promoción de un entorno libre de humo.

4. Gestión de la calidad del aire y agua:

Los colaboradores pasan gran parte del día en espacios cerrados. Si la calidad del aire o del agua es mala, el riesgo de propagación de enfermedades es mayor. Entre los aspectos que se miden para obtener la certificación están:

  • Evaluación de la circulación del aire exterior y de la recirculación del aire en las instalaciones.
  • Estado de los sistemas de tratamiento del aire.
  • Plan de gestión frente a la bacteria Legionella, que se encuentra en aguas estancadas.
  • Gestión del moho y la humedad.

5. Compromiso y comunicación con las partes interesadas:

La buena comunicación es la clave de todo plan de emergencias. Es fundamental que las personas sepan qué hacer en una emergencia y que reciban educación sobre hábitos de promoción de la salud. Los dos aspectos que se evalúan en esta área son: 

  • Campañas de promoción de la salud y el bienestar.
  • Cumplimiento de normas de higiene en la manipulación de alimentos (especialmente válido para restaurantes y edificaciones con servicios de alimentación).

Certificación-WELL

El sello WELL Health-Safety Rating no solo certifica que las edificaciones priorizan la salud, la seguridad y el bienestar de sus ocupantes, sino que cuentan con la preparación para dar respuesta a emergencias y crisis.

Artículos relacionados

25 de enero de 2023

Así serán los espacios de trabajo para el 2023

21 de enero de 2023

Oficinas flexibles para call centers

¡Suscríbete hoy!

Mantente al tanto de nuestra información con nuestro boletín
Completa los siguientes datos
Selecciona el tipo de solicitud:
Adjunta un archivo